➡ Antes y después de la cirugía íntima femenina

El motivo por el cual hacerse una reconstrucción vaginal puede ser de origen diverso. En muchos casos, suele ser por razones de salud y en otros por fines meramente estéticos. En todo caso, sea cual fuere el objetivo, te contaremos todo lo que debes saber sobre la vaginoplastia y qué recomendaciones dan los médicos especialistas. 

En primer lugar, debes saber que la vaginoplastia es un procedimiento quirúrgico también conocido como reconstrucción o rejuvenecimiento vaginal, mediante el cual se devuelve la tonicidad a los músculos vaginales, en la mayoría de los casos por partos o por el transcurso de los años en la zona íntima femenina.

Básicamente, el objetivo de la intervención es recuperar la firmeza y elasticidad del músculo vaginal, la cual se traduce en una mayor potencia en su capacidad para contraerse y elongarse con fuerza, como solía ocurrir en la juventud. Esto, sin dudas, es uno de los principales motivos para aplicarse este tratamiento.

todo-lo-que-debes-saber-sobre-vaginoplastia-en-que-consiste

¿En qué consiste la vaginoplastia?

Hay un aspecto fundamental que destacar cuando hablamos de vaginoplastia, y es que éste tratamiento puede cubrir diversos tipos de cirugía vaginal reconstructiva, dependiendo del objetivo del paciente y los efectos que desea alcanzar con la intervención quirúrgica. En muchos casos, el paciente requerirá una reconstrucción completa del músculo vaginal en sus paredes internas, o simplemente necesitará eliminar algunas partes o rejuvenecer ciertas áreas de la vagina.

Muchos especialistas suelen aplicarla en la zona anterior vaginal, para corregir casos de prolapsos de vejiga y útero; así como en la zona posterior, para corregir el prolapso en el recto. Cuando este es el caso, la vaginoplastia es conocida como colpoperineoplastia; mientras que, en otros casos, son aplicadas con el objetivo de “remozar” el área genital, retocando el aspecto externo de los labios, para hacerla lucir mucho más rejuvenecida y firme. 

En todo caso, el tratamiento de la vaginoplastia consiste en la reestructuración del músculo estirado en la parte anterior o posterior de la vagina, el cual adjuntan y/o acortan con suturas solubles, quitando, al mismo tiempo, la piel indeseada. Con ello, se logra dar el efecto de apretamiento en la zona vaginal blanda, reduciéndose el exceso del lineamiento vaginal, mientras que las cicatrices quedan invisibles en la zona interna.

Dependiendo de la naturaleza, la cirugía puede ser realizada bajo anestesia general del paciente, u en otros casos, únicamente bajo anestesia local con sedación. Suele ser practicada durante una hora, aproximadamente. En algunos casos, puede requerir hospitalización durante las primeras 24 horas, en promedio.

Finalmente, en términos médicos, los especialistas hacen dos distinciones para referir a este tratamiento genital femenino, categorizándolo como vaginoplastia y labioplastia. En el primer caso, se efectúa en la parte interna de la vagina, creando una suerte de corsé para reducir el diámetro del canal vaginal; mientras que, en el segundo, tan sólo se elimina el exceso de piel de la labia interna o externa; o inyectando grasa en los labios mayores para mejorar su aspecto y volumen.

todo-lo-que-debes-saber-sobre-vaginoplastia-antes-despues

¿Quiénes pueden aplicarse una vaginoplastia?

Como todos sabemos, las mujeres enfrentan cambios en todo su cuerpo y durante toda su vida, lo cual incluye transitar por embarazos, altibajos hormonales, menopausia, consumo de medicamentos, ropa ajustada y la edad misma; factores que, sin dudas, provocan la aparición de síntomas y cambios en la apariencia de los órganos genitales, zona sensible que afecta la emocionalidad en la mujer y hasta sus relaciones sexuales.

Por tanto, son muchas las motivaciones para realizarnos esta cirugía y es por ello, que la vaginoplastia puede ser aplicada a gran número de féminas en todo el mundo, lo cual incluye a mujeres con sobrepeso, con enfermedades como la diabetes, la que hayan sufrido pérdida de elasticidad por múltiples partos o las que únicamente quieren minimizar el paso del tiempo en su zona genital. Básicamente, sólo se requiere un buen estado de salud en general, para someterse a este procedimiento.

En general, las candidatas a una vaginoplastia suelen presentar los siguientes síntomas:

  • Pérdida de sensación durante las relaciones íntimas
  • Prolapso de vejiga
  • Incontinencia urinaria
  • Molestia al utilizar ropa ajustada o practicar deportes
  • Resequedad vaginal
  • Dolor
  • Picazón
todo-lo-que-debes-saber-sobre-vaginoplastia-recomendaciones

Beneficios de la vaginoplastia

  • Sirve para tratar casos de prolapso de la vejiga o en la zona rectal. Ayuda a recuperar la tonicidad de músculos y órganos situados en la zona pélvica y vaginal.
  • Ayuda a corregir problemas de incontinencia urinaria
  • Aumentando la estrechez del conducto vaginal, mejorando las sensaciones durante las relaciones sexuales
  • Coadyuva en la recuperación de la elasticidad y lubricación de la zona vaginal
  • Coadyuva en la eliminación de los signos de envejecimiento en la zona genital, contribuyendo a mejorar su aspecto y condiciones en general.
  • Ayuda a recuperar la seguridad y confianza en su zona vaginal

En el campo estético, existen diversos tipos de cirugía íntima, para tratar gran variedad de casos. Entre éstos se encuentran:

  • Labioplastia o ninfoplastia:  para reducir los labios menores de la vulva.
  • Himenoplastia: cirugía para reconstruir el himen, el cual denota la virginidad en las mujeres.
  • Liposucción del monte de Venus: elimina el exceso de grasa acumulada sobre el pubis.
  • Vaginoplastia: para tonificar los tejidos de la vagina, especialmente después del parto.
  • Rejuvenecimiento con ácido hialurónico: aumenta la elasticidad de la mucosa vaginal
  • Lipofilling: aumento de labios mayores mediante autoinjerto de grasa
todo-lo-que-debes-saber-sobre-vaginoplastia-

Técnicas y procedimientos para el rejuvenecimiento vaginal

En general, existen diversas técnicas y procedimientos para el rejuvenecimiento vaginal, mediante los cuales se reconstruye la zona íntima femenina. Como hemos dicho, algunas buscan mejorar el área genital externa (labioplastia), mientras que otras reacondicionan la apariencia de la labia interna o externa, o ambas (vaginoplastia). Aquí te explicamos los procedimientos:

  • Con tecnología de radiofrecuencia

Este procedimiento es de carácter ambulatorio, se realiza mediante la utilización de ondas electromagnéticas, las cuales generan calor para proceder a remodelar las fibras de colágeno y mejorar la elasticidad del área vaginal. Tiene una duración de 30 minutos, por tanto, no requiere el uso de anestesia y el paciente podrá retomar sus actividades cotidianas casi de inmediato, incluyendo deportes y relaciones íntimas. Deben aplicarse unas cinco a seis sesiones, entre tres a cuatro semanas de intermedio, con una sesión de mantenimiento bianual.

  • Con tecnología Láser Fraxelado

Es un tratamiento agresivo que implementa la energía láser de 10,600 nm, en la frecuencia más alta de esta tecnología, pero que se aplica en forma fraccionada. Éste, básicamente, promueve la restauración del colágeno y elastina en el área tratada, coadyuvando a mejorar sus funciones lubricación y corregir los problemas de incontinencia urinaria. Tiene una duración de 40 minutos, no requiere sedación ni anestesia y el paciente sólo guardará un reposo mínimo de 3 días. Se recomienda aplicar cuatro o cinco sesiones, una cada mes; así como una de mantenimiento bianual. 

  • Con tecnología Láser Yag

Es el tratamiento laser menos agresivo que existe en el mercado y altamente recomendado por sus escasos efectos secundarios. Esta tecnología permite mejorar la elasticidad del cuello de la vagina y la vejiga, así como la lubricación del conducto vaginal. Cada sesión tiene una duración de 40 minutos y se recomiendan de cuatro a cinco sesiones, una cada cuatro semanas. Al igual que los otros tratamientos ambulatorios, no requiere uso de anestesia ni un período de recuperación extendido, tan sólo un mínimo de 3 días.

  • Con bisturí

Aun cuando en la actualidad se puede realizar la vaginoplastia mediante la tecnología de láser; muchos médicos aún optan por el procedimiento quirúrgico, dadas las limitaciones que presenta la tecnología. El bisturí, en cambio, permite realizar cortes más exactos, durante la remodelación de la zona íntima. Como es de esperar, este tratamiento requiere el uso de anestesia general, toda vez que la vaginoplastia tiene una duración aproximada de dos horas y exige un período de hospitalización mínima de 24 horas. Luego, el paciente continuará el reposo médico en su hogar, en caso que no se presente algún problema.

mitos-verdades-de-la-vaginoplastia-consejos

Riesgos en una vaginoplastia

El rejuvenecimiento vaginal, por así decirlo, es la respuesta que tiene la mujer de hoy para sentirse mejor y más complacida, no sólo en lo físico sino además en lo emocional. Como es obvio, la zona vaginal no pasa inadvertida, menos aún su apariencia, por lo que muchas deciden realizarse algunos retoques externos con la labioplastia o internos, con la vaginoplastia.

Ahora bien, como en toda intervención quirúrgica, existen asociados algunos riesgos de la vaginoplastia, los cuales buscan ser minimizados con las indicaciones y recomendaciones de los especialistas. Entre los riesgos más comunes destacan:

  • Infecciones
  • Hematomas,
  • Molestias, dolor
  • Pérdida de sensibilidad
  • Sangrado abundante.

Aun cuando los riesgos son mínimos y controlados, en el caso de la vaginoplastia puede presentarse el riesgo de ocurrencia de la estenosis vaginal posoperativo, es decir, una pérdida de firmeza en la zona pélvica baja o la aparición de incontinencia urinaria, entre otros. Esto, sin embargo, suele ser prevenido siguiendo el postoperatorio adecuado.

 

Recomendaciones tras una vaginoplastia

En todo lo que debes saber sobre la vaginoplastia se destaca la fase de recuperación post-operatoria y las recomendaciones médicas, lo cual es fundamental para garantizar el éxito de la cirugía vaginal. Por ello, la paciente debe guardar las siguientes indicaciones de los especialistas, entre las destacan:

  • Guardar reposo. Las primeras 24 horas en el hospital, y luego durante 4 semanas en casa.
  • No usar ropa ajustada, que haga roce con las heridas, para no complicar la fase post-operatoria.
  • La paciente no puede mantener relaciones sexuales (coitos) durante esta fase de recuperación. En general, debe esperar por lo menos dos meses para retomar su vida sexual.
  • Tomar los medicamentos prescritos para tratar los episodios de dolor y entumecimiento de la zona íntima. En caso de que persistan estos síntomas, acudir al médico en forma inmediata.
  • Se presentará un sangrado leve. No obstante, si cada vez se hace más abundante, debe acudir al médico.
  • No es necesario acudir al médico para retirar los puntos de sutura de la vaginoplastia. Éstos hilos son reabsorbibles y desaparecen al cabo de unas semanas.
  • En algunos casos, se prescribirán cremas o estrógenos, para favorecer la cicatrización. Estas deben ser administradas bajo estricta prescripción médica.
  • La paciente debe abstenerte de realizar ejercicio que implique fuerza o presión en la zona vaginal.
  • La recuperación será completa cuando hayan transcurrido 6 semanas.