Cirugía vaginal reconstructiva: todo lo que debes saber

Cada vez son más las mujeres que se animan a probar la cirugía plástica vaginal en todo el mundo, como un mecanismo de recuperación de las condiciones físicas y estéticas en su zona pélvica y vaginal, por lo que progresivamente va creciendo la demanda de este tratamiento. Por ello, te contaremos cuáles son los mitos y verdades de la vaginoplastia. 

Comenzaremos por decirte de qué trata este tratamiento en la zona íntima. Está basado en un procedimiento quirúrgico que, básicamente, tiene como objetivo reducir los músculos de la vagina, en sus paredes internas, con lo cual se mejora significativamente su tonicidad muscular y elasticidad, fortaleciendo así la pared posterior de la vagina y minimizando, entre otros beneficios, los problemas de incontinencia urinaria.

En general, estrechar el canal vaginal es el principal fin de la vaginoplastia, lo cual se hace uniendo los músculos con puntos de sutura, que son reabsorbibles por el cuerpo. Es también llamada “cierre vaginal” y suele ir acompañada de otros procedimientos estéticos externos a la vagina, conocido como “labioplastia”.

La vaginoplastia puede tardar de una a dos horas, dependiendo de la técnica y desafíos que presente la vulva operada. Se realiza bajo anestesia general o local, según lo considere el médico. La fase postoperatoria se hace en casa, con reposo de 4 a 6 semanas, aproximadamente, lapso en el que no se podrá reanudar la actividad sexual.

Finalmente, antes de continuar disertando sobre este importante tópico, es preciso destacar que existen diversos tipos de cirugía íntima femenina. Cada una, tratará aspectos en específico, según se explica a continuación:

  • Labioplastia: es también llamada ninfoplastia y su objetivo es reducir los labios menores de la vulva.
  • Vaginoplastia: es la cirugía vaginal más completa, usada para tonificar los tejidos internos, buscando estrechar el canal vaginal.
  • Rejuvenecimiento con ácido hialurónico: tratamiento que busca aumentar la elasticidad de la mucosa vaginal
  • Himenoplastia: el objetivo de esta cirugía es reconstruir el himen, membrana que se desgarra durante el primer coito y es tradicionalmente prueba de virginidad en las mujeres.
  • Liposucción del monte de Venus: esta cirugía está destinada a eliminar el exceso de grasa, generalmente acumulada sobre el pubis.
  • Lipofilling: cirugía aplicada para aumentar de labios mayores mediante autoinjerto de grasa
cuales-son-mitos-verdades-de-la-vaginoplastia-

Mitos y verdades sobre la reconstrucción vaginal

Los más recomendado, siempre que nos vamos a someter a un procedimiento estético o quirúrgico, es despejar todas las dudas e interrogantes que nos surgen antes de la intervención, primordialmente con nuestro médico tratante. La gran cantidad de opiniones sobre la vaginoplastia, muchas sin validez médica, han dado origen a algunos mitos sobre la cirugía íntima. Aquí te revelamos algunos de ellos:

 

Mitos de la vaginoplastia

 

  • Prejuicio sobre el tamaño

Ciertos hombres sospechan que las vaginas de sus parejas están más grandes de lo normal, presumiendo que ésta podría indicar cuántas relaciones sexuales ha tenido la mujer, considerando qué tan ajustada o ancho se siente el canal durante el durante el sexo; de allí que decidan hacerse una vaginoplastia. Este mito, sin dudas, se trata de un prejuicio que no tiene ningún rigor científico, principalmente porque la vagina es un músculo que se expande para recibir al pene durante el acto sexual, en la fase de la excitación. De lo contrario, sería en extremo doloroso para la mujer.  La verdad es que todos los músculos regresan a su forma original después de estirarse, sean en la cara, extremidades o los de los genitales.

  • Rejuvenecimiento vaginal para todas

Es un mito muy común el considerar todas las mujeres necesitan un rejuvenecimiento vaginal y por la misma razón. Más allá, aunque la cirugía vaginal es la misma, el procedimiento y grados de aplicación se adecuará para obtener resultados individuales, personalizados para cada paciente.  La realidad es que cada vagina tiene una historia, diferente unas de otras. La cantidad de partos y el tamaño del pene de la pareja, por ejemplo, suelen causar efectos en el músculo, distintos entre una y otra mujer. Por tanto, no existe un procedimiento estándar para todas las mujeres. Cada una tiene su particularidad y, por ende, su tratamiento será distinto al resto. 

  • La vaginoplastia es permanente

Otro mito muy generalizado es considerar que la cirugía reconstructiva vaginal es de carácter permanente. Aun cuando es su objetivo inicial, existen diversos factores que contribuyen deshacer el resultado de la vaginoplastia.  La verdad es que factores como un parto vaginal o por cesárea, pueden alterar el rejuvenecimiento vaginal alcanzado. Por otra parte, las variaciones significativas en el peso corporal, también suelen afectar los resultados de la vaginoplastia.

  • La labioplastia y la disfunción sexual

Pensar que la labioplastia es utilizada para tratar problemas relacionados con una disfunción sexual, es otro mito muy frecuente. Se trata de un error que no tiene asidero científico, toda vez que el procedimiento fue creado para corregir el tejido irregular de los labios mayores y menores en el genital femenino. Como es obvio, éste puede moldear alguna incomodidad sexual causada por los labios, pero no es el fin de la vaginoplastia.

  • La labioplastia es muy dolorosa

Muchas imaginan que les espera un dolor insoportable durante una labioplastia. Éste también es otro mito muy difundido y que suele inhibir a muchas mujeres de operarse. No obstante, no es verdadero. Pese a ser un procedimiento en una zona tan sensible, por la general la labioplastia es un tratamiento muy tolerable.  La realidad es que labioplastia se ejecuta con la aplicación de anestesia local o con anestesia general, dependiendo de lo que decida el médico tratante. Al mismo tiempo, el médico administrará los analgésicos adecuados para contrarrestar cualquier incomodidad postoperatoria. En general, las féminas suelen recuperarse al cabo de unos días, cuando retornan a su vida normal.

mitos-verdades-de-la-vaginoplastia-consejos

Verdades de la vaginoplastia

Hemos constatado alguno de los mitos sobre la cirugía plástica genial femenina. Ahora bien, veremos que existen múltiples beneficios y verdades en la realización de una vaginoplastia o labioplastia, los cuales te detallamos aquí.

  • Soluciona prolapsos e incontinencia

Ciertamente, los problemas de incontinencia urinaria y el prolapso se pueden corregir con una vaginoplastia. En muchos casos, es realizada por laparoscopia, apenas deja cicatrices y tiene una duración de una hora en promedio. Muchas féminas, no obstante, suelen acompañarla de una labioplastia u otro retoque estético a nivel externo, para mejorar el aspecto de la vagina.

  • Mejora la satisfacción sexual

Cierto. El objetivo de la vaginoplastia es estrechar el canal vaginal, lo cual obviamente optimiza la satisfacción sexual en ambas partes. Tanto hombre como mujer tienen un mayor goce durante la intimidad. Para estos casos, aunque puede realizarse con láser, los especialistas suelen usar el tradicional del bisturí, cuya técnica es mucho más cuidadosa con los tejidos.  

  • Corrige la fatiga muscular

Efectivamente, la cirugía vaginal reconstructiva puede corregir la fatiga muscular, la cuando deviene cuando los músculos pierden la fuerza que tenían. Este padecimiento, entre otras cosas, suele ocurrir por mala alimentación, anemia, problemas hormonales o simplemente por exceso de trabajo que impacte la zona pélvica, entre ellos los muchos partos.

  • Embellece y rejuvenece

Los signos del envejecimiento pueden denotarse en todas las áreas y órganos de la mujer, entre ellas su vagina. Esto sucede con el paso de los años, cuando los niveles de estrógeno disminuyen, se adelgazan las paredes vaginales y se tornan menos elásticas, perdiendo su firmeza y la estrechez del conducto vaginal. El envejecimiento es inevitable, pero tanto la vaginoplastia como la labioplastia pueden ayudar a corregir estos signos, a nivel interno y externo, respectivamente. Muchas féminas, aunque no tengan problemas de pérdida de firmeza, optan por embellecer sus vulvas con la labioplastia.

  • Ofrece seguridad y confianza

Uno de los beneficios del rejuvenecimiento vaginal, entre otras cosas, es que coadyuva en mejorar la calidad de vida de las mujeres, ofreciéndoles una mayor seguridad y confianza en sí mismas, así como en su sexualidad. En muchos casos, en la intimidad se ponen a flor de piel los pudores, por lo que lucir una vagina de aspecto agradable refuerza la sensación de seguridad y conduce al placer de disfrutar de la sexualidad.

  • Puede realizarse en menores de edad

Aun cuando la labioplastia suele ser usada por mujeres de edad media a adulta mayor, también puede ser aplicada en menores de edad, aunque por motivos por diferentes. En general, los especialistas aplican este tratamiento para corregir factores asociados al desarrollo o genéticos que producen cierta deformación en los labios menores, haciendo que tengan un tamaño muy voluminoso. Por tanto, algunas adolescentes o mujeres muy jóvenes optan por disminuir su tamaño con una labioplastia. La vaginoplastia, en tanto, es usada en jóvenes o menores en casos muy excepcionales.

mitos-verdades-de-la-vaginoplastia-datos-

Datos de interés sobre la zona íntima

  • - Muchos suelen confundir vulva y vagina, cuando en realidad son distintas. La vulva corresponde a la parte externa de la vagina, y se forma por los labios mayores, menores, el clítoris y orificio de uretra. En tanto, la vagina es el conducto elástico formado por paredes fibromusculares, que se sitúan en el interior de la vulva, hacia la zona pélvica.
  • - El tamaño de la vagina no es prueba de infidelidad o de mucho uso del órgano. No, la vagina es un músculo muy elástico que es capaz de ensancharse para recibir al pene durante el acto sexual y a un bebé, durante el parto. Tiene la propiedad de recuperar su estado original, en condiciones normales. Por tanto, no es posible vincular su tamaño con infidelidad.
  • - No existen vaginas o labios vaginales normales. Cada mujer tiene una vagina distinta, una de otra, así como es su rostro. Por tanto, no existen estándares anatómicos que digan “esta es una vulva normal y debe lucir así”. Muchas féminas se estresan por tener una vagina normal, con labios perfectos, cuando esto no existe. Cada vagina es distinta, tan sólo puede ser remozada o rejuvenecida con una labioplastia. Aun así, seguirá teniendo un aspecto muy personal.
  • - La vagina no cambia después de la primera relación sexual. Allí sólo ocurre la pérdida del himen, pero la vagina sigue siendo la misma. Ésta sólo cambia durante la excitación, cuando se estira, dilata y lubrica producto de la estimulación y se prepara para recibir al pene; o durante el trabajo de parto. No obstante, siempre vuelve a su estado natural.
  • - Las vaginas no se cierran por poco uso. Cuando se siente el canal vaginal más estrecho durante el acto sexual, es por falta de lubricación, lo cual dificulta la penetración. No obstante, el canal vaginal sigue teniendo sus mismas dimensiones.
mitos-verdades-de-la-vaginoplastia-