¿Cuándo es necesaria una Vaginoplastia?

Pese a ser un órgano muy importante, porque define nuestro género, hay muchas cosas que aún desconocemos sobre nuestra vagina. Cómo evoluciona con la edad, cuáles son los cuidados especiales que debe tener y hasta cuándo es necesaria una vaginoplastia con cosas básicas que toda mujer debe saber sobre su zona íntima. 

En tal sentido, comenzamos por esbozar la información básica sobre la vagina. Ésta consiste en el conducto fibromuscular elástico, comprendido entre los órganos genitales internos de la mujer, mejor conocida como vulva, y se extiende hasta el útero. Como órgano, cumple un rol vital en la vida de toda mujer, ya que permite la ocurrencia de relaciones sexuales y el parto; y al mismo tiempo, constituye el canal por donde transita el ciclo menstrual femenino.

De igual manera, la zona vaginal se extiende desde la apertura situada en los genitales hasta el cuello uterino (cérvix), la cual suele estar parcialmente cubierta por una membrana llamada himen. Ésta normalmente se desgarra durante el primer coito y es tradicionalmente tomada como una prueba de virginidad en las mujeres.

cuando-es-necesaria-la-vaginoplastia-aspectos-que-saber

Anatomía de la vagina

Para poder comprender todo lo relacionado a la zona íntima femenina, es preciso comprender su estructura y anatomía de la vagina, a fin de entender dónde y cuándo se producen los cambios.

  • -Prepucio: es el pliegue cutáneo, punto de encuentro de los labios menores de la vulva, que cubre el clítoris.
  • -Glande del clítoris: órgano del aparato genital femenino, cuya función es la de proporcionar placer sexual a la mujer.
  • -Uretra: es el orificio más cercano a la vagina, por donde pasa la orina en su fase final del proceso urinario, desde la vejiga urinaria hasta el exterior del cuerpo durante la micción.
  • -Vagina: conducto fibromuscular elástico, que va desde genitales de la mujer, en la vulva, hasta el útero.
  • -Vulva: Refiere al conjunto de los órganos sexuales primarios femeninos, situados en la parte externa de la vagina. Se conforman por el monte de Venus, los labios y el clítoris.
  • -Labios mayores: se constituyen por los pliegues salientes que bordean la vulva y forman parte de la anatomía del aparato genital externos de la hembra humana.
  • -Labios menores: también llamados ninfas, se encuentran por dentro de los labios mayores, se extienden desde el capuchón del clítoris, formando un prepucio.
  • -Monte de venus: Es la prominencia redondeada de tejido graso que cubre el hueso púbico en la mujer. Éste contiene glándulas secretoras de tipo sebáceo, zona que libera unas hormonas en el proceso de atracción sexual
cuando-es-necesaria-la-vaginoplastia-cuidados

Vaginoplastia: ¿cuándo es necesaria?

Existen algunos elementos básicos y síntomas que indican cuando es necesaria una vaginoplastia, los cuales no debes ignorar o dejar pasar por alto. Aquí te los detallamos:

  1. La vejiga

En muchas ocasiones, el primer indicador de que necesitamos una vaginoplastia nos lo da nuestra vejiga. Como sabemos, los músculos de la vagina desempeñan un papel imprescindible para mantener los órganos pélvicos en su lugar, por tanto, cuando éstos se debilitan, en muchos casos se produce un cistocele, mejor conocido como prolapso de la vejiga. Cuando esto ocurre, se produce un hundimiento de la vejiga en la vagina, por lo que muchos médicos recomiendan practicarnos una vaginoplastia como solución.

Este padecimiento se divide en categorías, según la gravedad, oscilando entre grado 1 al 3. En el grado 1, o leve, sólo se registra el descenso de una pequeña parte de la vejiga, lo cual podría no requerir ningún tratamiento. En el grado 2 o moderado, la vejiga desciende lo suficientemente hacia la vagina como para entrar en contacto con la abertura vaginal; mientras que en el grado 3, ya grave, la vejiga desciende comienza a sobresalir a través de la abertura vaginal. Para los casos moderado y grave, la vaginoplastia es el tratamiento más recomendado y menos invasivo.

  1. Músculos flojos

Muchas mujeres, más de las que pudieran creer, presentan debilitamiento extremo de sus músculos vaginales, aun cuando no se las haya presentado un prolapso de su vejiga. Obviamente, dependiendo de la gravedad del caso, el médico puede recomendar practicarte una vaginoplastia, antes de que enfrentes otros problemas de salud.  Este debilitamiento en la zona vaginal se puede producir por muchas razones, pero es el parto es un factor común, así como la menopausia. También puede producirse como complicación de una cirugía previa o en forma hereditaria. Si se presenta dolor vaginal o incontinencia urinaria, debes acudir al médico. Además de la vaginoplastia, algunos médicos recomiendan la terapia de reemplazo de estrógenos y los ejercicios de Kegel para fortalecer los músculos del suelo pélvico.

  1. Insatisfacción sexual

En muchos casos, la insatisfacción sexual es uno de los indicadores de que es necesaria una cirugía vaginal. Como es de suponer, cuando los músculos vaginales se debilitan mucho, se puede tener dificultades para llegar al orgasmo o ser menos placenteros los encuentros sexuales.  Sin dudas, la vaginoplastia puede mejorar tu vida sexual, pero esto no es motivo suficiente para someterte a esta cirugía. El médico debe confirmar que la insatisfacción sexual, efectivamente, está vinculado a este debilitamiento de la zona vaginal, y no por otra causa.  Es muy importante el tratamiento de esta patología, ya que el placer sexual da lugar a una mayor confianza y un menor nivel de estrés en la salud emocional femenina.

cuando-es-necesaria-la-vaginoplastia-datos

¿En qué consiste una vaginoplastia?

Ahora que ya hemos dilucidado cuándo podemos requerir de este tratamiento, es preciso informarnos en qué consiste la vaginoplastia y cómo puede ayudarnos.  Vale destacar, que en la medicina ginecoestética, es uno de los tratamientos más eficaces y menos invasivo del que podemos disponer.

La vaginoplastia es también conocida como rejuvenecimiento vaginal y su función primordial es devolver la tonicidad en los músculos vaginales, perdida por las causas que mencionamos anteriormente o por el envejecimiento natural. La cirugía vaginal puede reconstruir totalmente la zona íntima, así como cambiar el aspecto de los genitales y la vulva, mediante la labioplastia.  Con el procedimiento, se reduce el exceso del lineamiento vaginal, ajustando y reduciendo su diámetro, resultando en un canal más estrecho, mientras las cicatrices quedan encubiertas. Como es obvio, los resultados de la vaginoplastia son notorios, ya que los músculos ahora tienen mayor fuerza y capacidad para contraer.

La cirugía vaginal tiene una duración de una hora, en promedio, y puede ser realizada bajo anestesia general, o bajo anestesia local con sedación, y puede requerir una estancia de noche en la clínica o el hospital.  Luego de 4-6 semanas, la paciente podrá retomar su vida normal, con cuidados mínimos según las indicaciones médicas 

 

Beneficios de la cirugía vaginal

Entre los principales beneficios de la cirugía vaginal, destacan los siguientes:

  • Corrige prolapsos de vejiga, útero y recto
  • Reduce el diámetro del canal vaginal
  • Recupera la elasticidad y tonicidad de los músculos vaginales
  • Mejora la sensación y la satisfacción sexual
  • Potencia la lubricación de la zona vaginal
  • Soluciona la incontinencia urinaria
  • Mejora el aspecto estético de la vulva (labios mayores y menores)
cuando-es-necesaria-la-vaginoplastia-en-que-consiste

Aspectos de interés en el cuidado de la vagina

Existen aspectos que son fundamentales para el cuidado de la zona vaginal, que muchas mujeres aún desconocen. Descubre cómo puedes mantener saludable tu vagina en los siguientes pasos:

La higiene:

La higiene íntima es un aspecto primordial. Aunque parezca contradictorio, se sugiere no usar jabón ni líquido, ni de barra, ni esponjas. Sólo lavarse con agua caliente. Aunque no lo creas, la vagina se mantiene limpia por sí sola sin la ayuda de productos de higiene. Con más frecuencia de lo que crees, el uso de limpiadores o jabones fuertes pueden alterar su equilibrio, lo cual puede causar una infección, irritación e incluso malos olores. Si optas por lavarla con jabón, enjuaga bien la zona con agua tibia, para que no quede ningún rastro de jabón.  

Duchas vaginales:

Contrariamente a lo que muchas mujeres consideran, no se recomienda el uso de duchas vaginales. En general se constituyen por químicos que pretenden generar buen olor en tu vagina, pero que en realidad eliminan las bacterias saludables que ayudan a mantener tu vagina limpia y libre de infecciones. En muchos casos, pueden causar irritación e incluso ardor. De ser necesaria, se sugiere buscar elementos naturales y no químicos para este fin.

Durante la menstruación:

La higiene es doblemente requerida durante el periodo menstrual, ya que es precisamente cuando se presentan un mayor índice de infecciones vaginales. Se aconseja cambiar los tampones y toallas con frecuencia, ya que la sangre retenida puede cambiar su pH.  Por otra parte, no es recomendable el uso de toallas sanitarias o protectores diarios por más tiempo del necesario, ya que suelen producir irritación en la piel. Muchos médicos, aconsejan hoy el uso de la copa menstrual, que constituyen una alternativa libre de químicos y libre de irritaciones en la zona íntima.

Limpieza:

Al ir al baño, es importante siempre limpiarse de adelante hacia atrás, nunca al revés. Es preciso evitar que la materia fecal entre a tu vagina y cause una infección. Al mismo tiempo, no se recomienda el uso del papel higiénico con fragancias o toallitas húmedas, ya que contienen perfumes y productos químicos que alteran el equilibrio de la vagina.

cuando-es-necesaria-la-vaginoplastia

Ropa adecuada:

La vagina, como el resto del cuerpo, requiere del uso de la ropa adecuada. Por tanto, se sugiere utilizar ropa interior de algodón, la cual seca rápidamente y permite que el aire fluya. Es preciso impedir condiciones de humedad en la zona íntima, lo que favorece el crecimiento de hongos y bacterias.  Se sugiere, además, el uso de ropa holgada. Como sabemos, la ropa y los pantalones apretados, retienen la humedad en la piel y evitan la circulación del aire, causando generalmente infecciones por hongos.  Por ello, se sugiere usar telas más sueltas y más ligeras que permitan una buena circulación de aire. Usa faldas y vestidos con más frecuencia y elige medias altas hasta el muslo en lugar de ese tipo que se eleva hasta por arriba de la cintura. Asimismo, trata de usar pantalones cortos que sean sueltos. Los médicos, además, recomiendan evitar las prendas húmedas, las cuales deben cambiarse de inmediato, para evitar tales circunstancias antes mencionadas. 

Después de tener relaciones sexuales:

Como es obvio, durante las relaciones sexuales, la vagina se expone a bacterias que pueden llegar a irritar tu vagina y causar una infección. Por tanto, se recomienda lavar la vagina con agua tibia luego de tener sexo. Esto, sin dudas, minimiza la probabilidad de que el encuentro sexual tenga un efecto posterior desagradable.  Los médicos, además, recomiendan orinar luego de las relaciones sexuales, ya que ayuda a eliminar las bacterias del área vaginal. Si no hay fines reproductivos, se sugiere usar condones, ya que el pH del semen es alcalino, mientras que el de la vagina es ácido. Cuando interactúan en la vagina, este altera el equilibrio en la vagina, dejándola propensa al crecimiento de bacterias.

Nutrición y ejercicio:

Para el cuidado vaginal, se recomienda tomar bastante yogur, ya que éste se constituye del mismo tipo de bacteria “buena” que tu vagina necesita para estar saludable. Una alimentación balanceada también contribuirá a mantener una salud indicada, sobretodo, ingiriendo suficiente fruta, como el arándano, la piña, la fresa y otras frutas ayudan a refrescar el olor de los líquidos segregados por la vagina. Se sugiere, además, la ingesta de ajo, ya que sus propiedades que matan a los hongos y elimina el mal olor vaginal. Por otra parte, es recomendable la práctica de ejercicios de Kegel, o ejercicios de contracción del músculo pubocoxígeo, los cuales fortalecen los músculos del suelo pélvico. 

Infecciones y ETS:

En cuanto a la vagina, toda prevención es necesaria. Además de seguir las indicaciones de cuidado e higiene, es preciso atender de inmediato, si se tiene infecciones por hongos. En general estos se combaten con cremas antifúngicas de venta libre o supositorios. Si no se está segura de que se trata de una infección por hongos, es preciso acudir al médico, ya que los casos de vaginitis o infecciones bacterianas deben ser revisados por especialistas. Al mismo tiempo, se sugiere hacer con frecuencia las pruebas de enfermedades de transmisión sexual (ETS)

Masturbación:

Conocer la vagina implica, sin dudas, explorarla sin tabúes, ni miedos. Muchos médicos recomiendan la masturbación femenina con cierta frecuencia, para descubrir las potencialidades de la zona íntima y conseguir orgasmos que, al mismo tiempo, coadyuvan mejorar los niveles de estrés y en el equilibrio emocional de la mujer.